Visitas al blog

domingo, 17 de agosto de 2014

Te llevaré en un recuerdo ajeno,
un recuerdo tuyo, un adiós solitario
que me niego a aceptar
y con los días me es difícil evitar.
 
Te llamaré al caer del día
con un tenue pensamiento,
que escapa a mi razón
y obedece al corazón
y en un susurró de su voz
te pedirá tu atención.
Te abrazaré a escondidas
en mis sueños opacos
por la noche de tu partida,
y mis brazos pedirán no dejarte más,
cuando tus ojos
al despertarme de este sueño
los harán que te dejen marchar.

Ncb

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog