Visitas al blog

domingo, 28 de diciembre de 2014

:: Te acordarás ::

Te acordarás de mí

en el momento que mis versos

naden cuál náufragos

en el mar de tu corazón

sueños de un día será.

Te acordarás de mí

o tal vez yo me acuerde de ti 

en un camino lejano, con sol

al desear agua fresca

que brota de la tierra

y sentir el eco distante de nuestra voz.

Te acordarás de mí

cuando las hojas de agosto 

marchen por el camino 

y el viento no tenga fin.

Te acordarás de mí

cuando recuerdes mi canto 

y bebas del llanto que a solas te compartí

cuando vuelvas la mirada difusa

al angosto camino que recorrí

andar cansado que huye de ti.

Al reír, soñar, llorar y cantar también

cuando el manantial llegue al mar

y mi voz halle la ruta de tu voz 

Te acordarás de mí.

#ncb®

miércoles, 10 de diciembre de 2014

:: PROPUESTA ::



De tu vida en mi corazón, 
poesía, por las mañanas, 
cuando nos despierte el sol,
y nos acompañe en el camino. 

En este camino incierto 
y una que otra vez cansado, 
dónde solo una cosa es cierta, 
mi amor por ti. 

De tus manos, mi fortaleza y mi guía, 
en la niebla de las dudas 
que voy disipando 
entre tu cabello y tus labios. 

De tu cabello un paisaje tranquilo, 
donde poder descansar, 
y ya nunca mi reina bella, 
nunca poderte olvidar.

ncb®

martes, 9 de diciembre de 2014

:: DECLARA-CIÓN ::


Quisiera empezar está pequeña gran acción sin el temor que aqueja a los valientes, y sin la valentía que protege a los timoratos. Hallar entre las letras una manera segura, -un tanto al menos- de no quedar descubierto por completo – en el corazón – luego de esta simbólica declaración.

Cuando en tus ojos aparecen como el sol, rayos de tibio calor, me transporto a un espacio que le he llamado eternidad – al cual quisiera desde ya invitarte – y quedar perdidos en el tiempo tú y yo, con nuestros silencios, con nuestros bullicios, con nuestros secretos que son develados en cada una de nuestras miradas.

La luz del sol,
cae suavemente sobre tus ojos bellos,
-ojos de ensueño-

Cuando de tu mano un rose se ha apiadado de mi mano, y mi corazón ha hallado su calor, ya no existen fechas, días, y demás, solo existes tú como mi norte, tu nombre como mi sur, y tu cabello como otras guías cardinales. 

Tu voz encandilaba mis sentidos,
me transformaba los días,
y los hacías de ti

Cuando mi voz, entra en sintonía de tu voz, y el clamor ya no es de dolor, si no de puro amor, yo siento que puedo correr tras de ti, o andar a tu lado, o delante de ser necesario. Siento como en épocas donde al parecer te adivino el pensamiento, que estoy ahí, que lo has notado, y que sin querer no lo has negado. Surgen ilusiones, surgen amores, sabor de tus besos entre mis dedos vacíos y juramentos que el corazón se niega a cumplir. Todo ello nace de mí para ti.
Tu piel y tu ser,
sirvieron de musa,
para crear la poesía que tu amor inspiró

ncb®

miércoles, 26 de noviembre de 2014

:: A TI ::

En mis mañanas
existen tus ahora.

mi futuro se construye 
a partir de tu presente, 
que nace en tus ojos angelicales, 
y luminosos como el reflejo del sol en el amar. 

Me imagino un sueño 
donde en tus ojos, yo estoy, 
en tu corazón está mi nombre, 
y en tus besos mi amor.

ncb®


viernes, 21 de noviembre de 2014

:: ENAMORÁNDOME ::

Pocas veces me suelo enamorar, y cuando lo hago es que no lo puedo evitar. A veces uno cede a las tentaciones, otras a las pasiones, y en este caso al amor, que al fin de cuentas, tiene de ambas.

De cómo me voy enamorando de ti, no lo sé muy bien, y quisiera entender, si es de tu mirada –fatal-, o de tu sonrisa –genial-. No lo sé, y me perturba, me redobla los pensamientos en la mente y toda ella se convierte en toda tú. Tú que no eres plural, y singular queda corto. Tan especial, de aquellas pocas veces halladas, y en el peor de los casos, pocas menos amada.

Me has desafiado a conquistarte
y a verme rendido a tus pies
a perderme en el oculto espacio de tu regazo,
y sin quererlo he cedido a tu seducción.

Amor, todos andan buscando el amor, unos más, como yo, huyendo repetidamente de él, hasta que es inevitable quedar atrapado en su trampa disfrazada de emociones, sensaciones y percepciones, donde eres ángel, flor y calor.

Ahora te busco en mis pensamientos
después de estar contigo, sin ti
y al no tenerte, me entristezco
ya no respondo a mis sentidos
soy esclavo de amor por ti.

Ya no puedo evitarlo, y menos negarlo, ando desesperadamente dejando al corazón enamorarse de ti, y solo reservo en la menta un poco de razón, para culpar al corazón, cuando fracase el amor o fracase yo a su seducción.

Ncb®

jueves, 21 de agosto de 2014

¿A qué crees que juegas?


Te has preguntado, si la vida fuese un juego, y enamorarse siendo parte de la vida, sería también y desde luego un preciado juego, ¿a qué juegas tú? Imagino que no lo has hecho, y entonces vas por la vida viviendo, soñando con hallar al ser amado, qué: te respetará, que te querrá, que te amará, que te será fiel - es decir, si la fidelidad entendida en el plano amoroso, existe- y envejecerás al lado de él.

Probablemente no lo has hecho, y me temo que no lo harás, y vas por la vida mirando de esa manera risueña a muchos, y muchos de estos quedando cautivos, y muchos de estos quedando con tu recuerdo en la retina, y muchos de estos, con el recuerdo en el corazón.

A mí, me queda no solo la compañía de mis pupilas adornadas con tu imagen, sino también una sonrisa tuya que considero mía. Un abrazo protector y un beso sin que lo hayas pedido con tu melodiosa voz, pero si desde el fondo de tu corazón a través de tus enormes ojos de miel.

Me queda un segundo beso, por la misma razón indicada anteriormente, aun cuando lo negarás, y dirás que no, yo sé que fue así. Lo vi en tu mirada, lo vi en tu sonrisa, y lo sentí en tus abrazos y tu agitado corazón.

Me queda el eco de tu voz, que llegaba como arrullo, como una lanza que refresca con el aire que deja a su paso, pero no daña, porque la dirección era equívoca. Un abrazo que se repite a diario, sobre todo cuando más te recuerdo y me conlleva a cerrar los ojos, y abrirlos en mi mente, cual capullo al retoñar, creyéndose verdadero, absoluto y tuyo.

A qué juegas me pregunto, cuando apareces después de eternidades de ausencia –sí, para mí lo son- quizá para ti son horas o días, no para mí. De ahí que siento, que lo que tú dices sentir, expresar y declarar, solo es una pauta, una guía y una muestra de mi modo de actuar, y tú, tú eres lo que expreso y no cumplo, ese: te quiero y no te puedo olvidar, mientras en una desbordada noche, lo hay podido lograr.

ncb

domingo, 17 de agosto de 2014

Te llevaré en un recuerdo ajeno,
un recuerdo tuyo, un adiós solitario
que me niego a aceptar
y con los días me es difícil evitar.
 
Te llamaré al caer del día
con un tenue pensamiento,
que escapa a mi razón
y obedece al corazón
y en un susurró de su voz
te pedirá tu atención.
Te abrazaré a escondidas
en mis sueños opacos
por la noche de tu partida,
y mis brazos pedirán no dejarte más,
cuando tus ojos
al despertarme de este sueño
los harán que te dejen marchar.

Ncb

Buscar este blog