Visitas al blog

lunes, 22 de julio de 2013

Tus manos han tocado mi ser

Era un momento clave, 
confesar frenéticamente mi gran amor por ti, 
o callar, como con mucho éxito lo había venido haciendo. 

No pude sin embargo resistir, 
tu mirada, tus manos asidas a las mías, 
y tu piel perpetrando -cual condena- con cuidado mi piel.

No habría interpuesto remedio, 
al avance sigiloso y continuo de tus roses, 
de tus andares como viento en mi piel, 
que ya no era solo mi piel 
la que sentía tus manos. 
Ahora tus manos, tocaban mi ser.

ncb

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog