Visitas al blog

lunes, 10 de septiembre de 2012

Hoguera

Su mirada se quedo posada,
En todos los secretos descubiertos
De mi corazón cegado.

Su voz, calo tan hondo,
Que a kilómetros escucho su voz,
Estando su nombre escrito en un adiós.

Fue su abrazo, una hoguera, que no quemaba,
Fue cuartel, y paraíso, todo y nada,

De donde no se podía escapar.

Ncb

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog